sábado, 30 de diciembre de 2017

TU VERDADERO SER


"Tengo absoluta confianza en que lograrás todo lo que te propongas hacer. Nada te ha de faltar, y tu voluntad será Completar, no destruir." 
UCDM 

Eres el Hijo de Dios 
Santificado en la Paz, el Amor y la Felicidad Absolutas. 
Ahora y por siempre. 
Tú estás en Él y Él está en ti, Unidos en la Eternidad. 
Eres Espíritu Inmortal. 
Ése es tu verdadero Ser. 


Por un instante te viste separado de Dios y tu sentimiento de culpa hizo que dieras crédito a esta ilusión que JAMÁS fue real y (en tu ilusión) te fragmentaste, de esa manera podías dividir tu culpa en todos tus fragmentos y aligerar así tu pesada carga. Ya no eras Un Sólo Ser sino millones de seres. 

Olvidas que eso NUNCA HA sucedido. Tu Ego y el de tus fragmentos te afirman en cada momento que estás separado. Pero eso ES UNA ILUSIÓN. Cada vez que afirmas la separación te apartas de tu Ser, lo destruyes. El Ego separa, ésa es su naturaleza no la tuya. Recuérdalo. 

Creíste que tu ilusión era real. Ya no podías ver en ti la Paz, el Amor y la Felicidad Absolutas pues las habías fragmentado. Dividiste tu Poder. Y se lo ofreciste al Ego. Al fragmentarte  dejaste de ver Tu perfección y empezaste a ver lo que No eras. Si veías en los demás imperfección podrías saber que eso No podías ser tú, y te haría sentir menos culpable. El Ego cobró fuerza, y más fuerza tomaba más olvidabas Quién Eres. 

La Voz de tu Creador, por medio del Espíritu Santo, te repite a cada instante tu Verdad. 

En la quietud la escucharás. Silencia tu Ego y escucha Su Voz, la reconocerás por la Paz que sentirás.

Tu Creador no desea verte encerrado en esta espiral, Su Amor por ti es Infinito y desea que dejes a un lado toda ilusión. 

Su Voz es el puente entre Él y tú... y no sólo eso, Él te da Su Gran Regalo para que lo utilices cuantas veces sea necesario para borrar toda ilusión.

Su Regalo es el Perdón. 

No lo utilices en tu ilusión, ¿de qué te sirve perdonar algo que no es real? Un sueño es un sueño. Déjalo atrás y utiliza el perdón para reconocer que no es verdad que seas culpable de nada o que algún otro sea culpable de algo. Tú y tus hermanos forman parte del mismo Ser. No veas a tu hermano como un individuo pues eso es parte de la misma ilusión,  no estás separado de tus hermanos, ésa es la ilusión que persistes en creer, no existen individuos sino Un Solo Ser. El Hijo de Dios.

Espíritu es lo único que hay.

No veas cuerpos, pues son ilusión, vé más allá y descubre tu Verdad.

El perdón te sirve para recordar tu inocencia, la tuya y la de cada uno de tus hermanos. Todo lo que crees estar viviendo es solo un sueño

Eres un Ser Completo, nunca te fragmentaste.

Tus hermanos que, en la ilusión, ves separados de ti, son tan inocentes como tú.  Al verlos como parte de ti aprenderás a conocerte a ti mismo.

Eres Uno con Él y con todo lo que te rodea.

Reconoce que todo lo que das es a tí mismo a quien se lo das.

Cuando atacas a alguien te estás atacando a ti mismo. 

Si vives momentos en que pierdes tu Paz aprovéchalos para perdonar.

Perdonando la causa y no el efecto recobrarás tu Paz. Tu Ego es quien ha 'fabricado' lo que estás viendo (el efecto) (tu Ser nunca lo haría pues sabe que está Completo) por tanto tu Ego así como lo que estás viendo -y que está afectando a tu Paz- son ilusión.
No tienes que cambiar esa ilusión sino la forma de mirarla. Tu Ser Es Inocente. Espíritu es lo único que hay.  Eres el Hijo de Dios, y nada ni nadie está separado de ti y de esta verdad. Lo que crees que sucedió nunca pasó, tu Inocencia está asegurada eternamente.

Perdona y reconoce la Grandeza de tu Ser. Observa en tus hermanos su Grandeza pues al verla en ellos la verás en ti.

Perdonando verás que todo será diferente a como lo has vivido, comenzarás a sentir la Paz, el Amor y la Felicidad y a recordar que Son Parte de Ti.

Tú Hogar es Paz, y cuanto más estés en Paz más cerca estarás de tu Hogar. 

Transforma tu culpa en reconocimiento de tu Ser y sírvete del regalo de tu Creador para pulir cada imagen ilusoria que veas, las ilusiones se van esfumando una vez que las reconoces por lo que son. Creer en ellas sólo hace que retrases tu regreso a casa, y en casa está tu Felicidad. Nada te falta allí donde está tu Hogar. La opción es simple, si así lo decides. Todo depende de ti.

 Que así sea.

Te Bendigo con el Amor de Dios.

                 E.S.